Fin de semana en San Sebastián y II

Pues como no solo de pan (y de correr para hacer hambre) vive el hombre, os contaré alguna cosita más de esa bella ciudad.

Desde luego, me encantó la integración urbanística en la naturaleza. La ciudad se ha expandido respetando muy bien el entorno, lo que la convierte en una ciudad muy apetecible para vivir. Dicen que es una de las ciudades españolas que mejor tiene integrado el carril-bici y donde mayor uso se hace de él. Yo creo que lo más importante en este sentido es el respeto entre peatones, ciclistas y conductores. Allí ha habido siempre mucha cultura de bicicleta y esto ha facilitado que se circule bastante bien.

En cuanto a la moda, no es una ciudad que se destaque por su modernidad, por lo que yo pude ver en estos pocos días. Más bien diría que es bastante tradicional, y en cuanto a la moda masculina, bastante reducida. Sin embargo encontré un lugar fantástico (lo de fantástico es, sobre todo, por los precios, que se alejaban mucho de la realidad que puede pagar alguien como yo y la mayor parte de los mortales) en el que se integraban peluquería, perfumería y boutique de alto standing, con ropa de Ann Demeulemeester http://www.anndemeulemeester.be/ Damir Dona http://www.damirdoma.com/site/index.html o Marc Jacobs http://www.marcjacobs.com/ entre otros. La tienda se llama Noventa Grados http://www.noventa-grados.com/ , una concept store que está en el Casco Viejo (en la calle Mayor – Nagusia Kalea).

Y no quiero dejar de hablar de San Sebastián sin recomendaros un libro. Se trata de una de mis novelas favoritas “Fuegos con limón”,la historia de un grupo cultural de la ciudad en los años ochenta, que en el libro aparece como “La Placa”, y que está basado en un grupo que existió realmente, llamado “Cloc”. Una historia para reír, llorar y reflexionar sobre las relaciones humanas. Imprescindible.

Escaparate minimal de 90 grados

Fin de semana en San Sebastián I

Como anuncié hace unos días, este fin de semana visité la ciudad de San Sebastián con la sana intención de correr los 10 km. de San Sebastián (que en el resto del mundo son 10.000 metros y allí son 10.400, cosas de los vascos y su falta de romanización, digo yo). Pero, aparte de la carrera, con un bonito recorrido y bastante bien organizada, aproveché para conocer un poquito más a fondo la tan ensalzada gastronomía de la ciudad. El resultado: desigual. Por un lado están los restaurantes, con afamados y mediáticos cocineros, los cuáles no visitimaos, principalmente porque los precios son prohibitivos. Así que optamos por la siempre recomendable opción de cotejar varias guías, en este caso la Goumetour y la Michelín de menos de 35 euros, resultando ganadores dos locales que cumplieron con la expectativa: un precio bastante razonable (en ambos tomamos el menú) y una calidad muy buena. Los restaurantes en cuestión son: “Agorregui” http://www.agorregi.com/ mal situado (en un polígono industrial) pero con un servicio exquisito y unos platos de calidad, bien elaborados y presentados. El otro fue “La muralla” http://www.restaurantelamuralla.com/ lugar aparentemente discreto, pero con una cocina con productos de extraordinaria calidad, verduras de la huerta navarra y pescados del cantábrico principalmente. Si vais por allí, os recomiendo ambos.

Servidor antes de la carrera

Una cañita, por favor

Es uno de esos placeres que yo creo que no valoramos lo suficiente. Tomarse un vino o una cañita, después de trabajar, a mediodía o por la tarde, resulta liberador, a la vez que placentero. Se trata de una costumbre bastante arraigada en nuestra cultura cuya importancia no ha sido nunca bien calibrada. La socialización que propone el hacho en sí me parece fantástica: en gran parte de los bares que se pueden visitar te encuentras a menudo con todo tipo de personajes y clases sociales, excepto aquellos que por iniciativa propia desean autoexcluirse, como ocurre con el Casino. Otro de los atractivos de este ritual es encontrarse con la tapita que muchos bares tienen la gentileza de obsequiarte con la consumición. Y eso por no hablar de la cerveza o el vino en sí mismos. A nadie se le escapan ya las bonanzas de ese invento egipcio basado en la malta, ni mucho menos ese néctar procedente de la uva, cuya industria ha evolucionado espectacularmente, consiguiendo producir una extraordinaria variedad de sabores, olores y texturas, para el deleite de nuestros sentidos. No dejéis de hacer una visita a estos maravillosos locales que son los bares.

El cineclub

Los lunes de guardar tengo la costumbre de acudir al cine, pero no a un cine cualquiera, sino al de unos de los cineclubs más antiguos de España: el “Cineclub Calle Mayor” http://cineclubcallemayor.blogspot.com/ Si visitáis su blog, os daréis cuenta de que las películas que se proyectan están cuidadosamente seleccionadas de entre lo más arriesgado, artístico y vanguardista de lo que llega a subtitularse y distribuirse en castellano. Esto nos permite ver un amplio amalgama de visiones y de formas de entender el séptimo arte, que de otro modo sería imposible. Obviamente es una de las citas ineludibles de la semana.

La película que pudimos ver ayer fue “Yo soy el amor” “Io sono l’amore (I Am Love)”  2009, del director italiano Luca Guadiano. Para mi gusto, un poco irregular en la narración, aunque con una fotografía interesante. Lo mejor, el retrato de una burguesía del norte de Italia, relacionada con el mundo de la moda, que deja al descubierto que no todo lo puede el dinero. http://www.filmaffinity.com/es/film127060.html

Si os interesan más datos sobre el director: http://www.imdb.com/name/nm0345174/

Carreras populares

Este domingo se celebra la Media Maratón de San Sebastián, junto con una carrera de 10 km. Me han dicho que el recorrido es precioso, y como hace bastantes años que no visito la ciudad, pues me he inscrito en la carrera corta. Aquí podéis ver el recorrido http://www.streetmarketing.es/mediomaraton/  También es una buena excusa para visitar la ciudad, que es preciosa y que hace años que no visito. Además tiene el atractivo de las tapas o pintxos. Cuando regrese el lunes espero aportar alguna recomendación.

Ayer se celebró la Media Maratón del Cerrato. 800 inscritos y un recorrido bastante distinto al de Donosti: no es un circuito, sino que la carrera discurre entre la hermita de Nuestra Señora de Garón en Antigüedad y la localidad de Baltanás, es decir, atravesando la comarca del Cerrato, provincia de Palencia, con bonitos paisajes naturales. El recorrido es propicio para iniciarse en las medias, pues casi todo es ligeramente cuesta abajo, aunque desde hace un par de años la carrera está homologada por la Federación Española de Atletismo, así que los tiempos son oficiales.

Para quiénes empecéis a correr ahora, os recomiendo que vayáis con calma. Como dice el proverbio chino, hasta el camino más largo comienza con un solo paso. Así que despacito y buena letra. Es importante tener unas nociones básicas de lo que hay que hacer para empezar, que podéis encontrar por ejemplo en http://www.runners.es/empezar-a-correr y también conocerse a uno mismo (para eso no hay link, lo siento). También es importante el material, en especial las zapatillas. Sobre este tema yo suelo consultar http://www.gadgetsparacorrer.com/ que es muy completo.

Y para quiénes piensen que esto de las carreras no es nada moderno, maldito ni heterodoxo, o símplemente no les apetezca nada la idea de ponerse unos pantalones cortos y tirarse a la calle, recomiendo que lean a uno de los escritores más de moda en el mundo entero: Haruki Murakami. En su libro “De qué hablo cuando hablo de correr” Tusquets 2010, (no pongo el título original porque es en japonés y me resulta indescifrable) cuenta su experiencia como corredor y de qué manera el hábito de correr ha influido tanto en su vida personal como en su literatura. También resultan muy recomendables “Correr” (“Courir”) de Jan Echenoz, Anagrama 2010, sobre la figura de Emil Zatopek, y un clásico “La soledad del corredor de fondo” (The Loneliness of the Long Distance Runner) de Allan Sillitoe, publicada originalmente en 1959, y de la que se hizo una película en 1962, dirigida por Tony Richardson.

Presentación

Amigos, os voy a contar una historia: mi vida en siete actos (semanales). Cada día hablaré de un asunto distinto, no necesariamente relacionado con la actualidad, y sobre temas que me interesen que son tan diversos que van desde la sociología hasta el fútbol, pasando por el cine, la gastronomía, las carreras populares, la música y otros miles de cosas con las que disfruto, e incluso algunas que ahora desconozco y es posible que las empiece a disfrutar de ahora en adelante.